Educación y capacitación en el Kurdistán

Los niños yesidies que han escapado pueden volver a la escuela.

Udo Stolte informa: «Durante mi primera visita a los pequeños campamentos de Esiden, los padres y un profesor habían diseñado una escuela temporal en tienda de campaña, lo que me impresionó. Un año más tarde me encontré con los niños por la mañana jugando. Cuando les pregunté por qué no estaban en la escuela, dijeron que su profesor se había ido a Alemania».

Las escuelas normales estaban demasiado lejos. No había dinero para el transporte, ni material escolar, ni lecciones de escuela!

Con la ayuda de una organización socia y donaciones privadas, hemos sido capaces de proporcionar escolarización a estos 40 o 50 niños. En el video dicen gracias.

Helen: «Mi sueño: Centro infantil en el campamento de Baadre”

En el norte de la región autónoma del Kurdistán, en el norte del Iraq, encontramos varios grandes campamentos de yesidies huidos. En uno de ellos, Helen y otras mujeres han creado un pequeño paraíso: Niños felices de entre 4 y 15 años juegan, cantan, bailan, ríen y trabajan con un emocionante material didáctico basado en la pedagogía Montessori.

Los jóvenes profesores están muy motivados y los niños son entusiastas. Es muy divertido verlos. Empezó con 30 niños hace unos años, ahora el número ha crecido a 120.

Apenas se puede ver por lo que han pasado estos niños. Son huérfanos, víctimas del Estado Islámico. Algunos de ellos han experimentado cosas terribles.

Queremos seguir ayudándolos. ¡Por favor, apóyennos!

 

Por favor, ayúdenos a tomar medidas.

¡Nuestra ayuda sólo es posible gracias a su apoyo!