Educación y capacitación en el Kurdistán

Los niños yazidies que han escapado pueden volver a la escuela.

Udo Stolte informa: «Durante mi primera visita a los pequeños campamentos de Esiden, los padres y un profesor habían diseñado una escuela temporal en tienda de campaña, lo que me impresionó. Un año más tarde me encontré con los niños por la mañana jugando. Cuando les pregunté por qué no estaban en la escuela, dijeron que su profesor se había ido a Alemania».

Las escuelas normales estaban demasiado lejos. No había dinero para el transporte, ni material escolar, ni lecciones de escuela!

Con la ayuda de una organización socia y donaciones privadas, hemos sido capaces de proporcionar escolarización a estos 40 o 50 niños. En el video dicen gracias.

Helen: «Mi sueño: Centro infantil en el campamento de Baadre”

En el norte de la región autónoma del Kurdistán, en el norte del Iraq, encontramos varios grandes campamentos de yesidies huidos. En uno de ellos, Helen y otras mujeres han creado un pequeño paraíso: Niños felices de entre 4 y 15 años juegan, cantan, bailan, ríen y trabajan con un emocionante material didáctico basado en la pedagogía Montessori.

Los jóvenes profesores están muy motivados y los niños son entusiastas. Es muy divertido verlos. Empezó con 30 niños hace unos años, ahora el número ha crecido a 120.

Apenas se puede ver por lo que han pasado estos niños. Son huérfanos, víctimas del Estado Islámico. Algunos de ellos han experimentado cosas terribles.

Queremos seguir ayudándolos. ¡Por favor, apóyennos!

 

La entrada del centro de rehabilitación

El nuevo edificio

 

Las chicas del centro de rehabilitación y nuestros empleados

Arte y artesanía como terapia

 

«Zhian» es el nombre de nuestro nuevo centro de terapia de trauma en el Kurdistán…

En español significa «vida»

La nueva casa, pintada con colores frescos y habitaciones luminosas, acaba de ser amueblada con propósito. Dos días a la semana, durante cuatro horas cada uno, las jóvenes acuden al centro para encontrar nuevas perspectivas para sus vidas. Son antiguos esclavos del llamado Estado Islámico, que han sido liberados entretanto, pero que sufren las terribles experiencias de su cautiverio, están profundamente traumatizados.

Cuatro empleados y seis voluntarios trabajan aquí con entre 25 y 30 mujeres jóvenes de entre 18 y 27 años. Hay asesoramiento individual, además de cantar juntos, hacer manualidades, clases de inglés y cursos en pequeños grupos para el desarrollo personal.

Más adelante, se ofrecerán cursos de deporte y música, así como cursos de formación profesional.

Una narración…

Nuestra colaboradora Lena, fundadora y directora del Centro de Terapia de Trauma, nos informa: «Las chicas se sienten muy cómodas con nosotros; las que al principio eran muy tímidas, incluso temerosas, van ganando cada vez más confianza en sí mismas y venciendo sus miedos. Trabajamos con ellos tanto en grupo como individualmente.

En el grupo cantamos en inglés y en árabe. Las chicas se divierten mucho con la música y de paso aprenden inglés».

Las jóvenes han vivido cosas terribles como esclavas de la SI, la mayoría de ellas están gravemente traumatizadas. Lena continúa: «Llevamos mucho tiempo intentando ayudar a una chica llamada Nesia (nombre cambiado) de muchas maneras. Tenía grandes problemas mentales y se desmayaba de repente.

Mientras tanto, va mejorando día a día: puede comer regularmente, se ríe más. Nos confía sus problemas y gana confianza en sí misma.

Ahora se ha enamorado de un chico, el compromiso está planeado. Se alegra de que su vida haya cambiado tanto. Mientras tanto, enseña inglés en el campo de refugiados cercano. Me alegro por ella y por el drástico cambio en su vida».

Un año en el centro terapéutico cuesta unos 180 euros para una mujer. El número del proyecto es 8013.

Por favor, ayúdenos a tomar medidas.

¡Nuestra ayuda sólo es posible gracias a su apoyo!

Consent management powered by Real Cookie Banner